Desde el trabajo contributivo con el grupo de investigación VialCodazzi se complace en presentar alternativas de Seguridad Vial, que permiten apoyarnos y recordarnos algunos aspectos que nos salvan vidas, ahora un tema de cobra cada vez más en conductores, “Reductores de Velocidad” también son conocidos como resaltos viales, que suelen ser incómodos pero necesarios.

https://www.youtube.com/watch?v=TWSEPK-PGbA

En principio las autoridades viales acudían a una demarcación con pintura retrorreflectiva y la instalación de tachas y/o estoperoles como reductores de velocidad que cumplían con su objetivo. Sin embargo, de un tiempo para acá están siendo reemplazados por dispositivos mucho más robustos y altos, denominados resaltos.

Este documento, además de establecer en qué zonas se pueden o no implementar reductores de velocidad, también determina todo lo que deben tener en cuenta las autoridades viales para la instalación y aplicación de los diversos tipos de boyas, tachones y resaltos que tengan por objeto reducir la velocidad en las vías. 
Para las autoridades viales del país, la instalación de estos dispositivos tiene como objetivo disminuir el riesgo de fatalidades en los siniestros viales, que en la actualidad son la primera causa de muerte violenta en Colombia.  Para tener un indicador según el Instituto de Medicina Legal, en el año 2017 se registraron 6.479 muertes en siniestros viales, en donde un alto porcentaje fue debido al exceso de velocidad y tres años después sigue creciendo esta cifra.

Mundialmente está comprobado que los resaltos son los más efectivos para inducir la disminución de la velocidad, y son utilizados en intersecciones con alta tasa de siniestros, vías residenciales, zonas escolares y/o especiales, pasos peatonales y de ciclorrutas.