Nuestro grupo de investigación VialCodazzi sigue la tarea de prevención, promoviendo desde la educación y cultura alternativas de Seguridad Vial, que permiten apoyarnos y recordarnos algunos aspectos que nos salvan vidas, ahora un tema de cobra cada vez más en conductores, “El Semáforo”.  

https://www.youtube.com/watch?v=I5hi0nJS81M

Un semáforo es un dispositivo eléctrico de señalización vial, que sirve para regular la circulación de vehículos y peatones en las vías públicas, asignando el derecho de paso a los vehículos y peatones según el uso de colores rojo, amarillo y verde y sus diferentes significados.

Si bien es cierto cada uno de nosotros se enfrenta a los semáforos de manera regular, como parte de nuestras actividades del día a día, nunca está de más que entendamos completamente los significados de las diferentes señales que estos aparatos nos dan.

ROJO SÓLIDO: Este es quizás el significado más comúnmente conocido y con el que más asocias un semáforo. Un semáforo con la luz en color rojo sólido (es decir, no intermitente) significa que debes hacer el ALTO. Sí es permitido que dobles a la derecha con el semáforo en luz rojo sólido, siempre y cuando hayas hecho el ALTO correspondiente y cedido el paso a los peatones/ciclistas. Si vas a doblar a la derecha en rojo, asegúrate que sea seguro hacerlo; ante una duda, es mejor que hagas el ALTO en su totalidad.

ROJO INTERMITENTE: Similar al rojo sólido, un semáforo en luz roja intermitente te indica un ALTO, pero que puedes avanzar cuando sea seguro hacerlo, tomando en cuenta que no llevas el derecho de vía. Al cruzar la intersección con un semáforo en rojo intermitente, debes darle preferencia de paso a los que llevan el derecho de vía. Recuerda siempre dar la prioridad a los peatones y ciclistas.

AMARILLO SÓLIDO: Esta luz, que normalmente la verás cómo transición entre la luz verde y la roja, indica PRECAUCIÓN; te avisa que el semáforo está pronto a cambiar a rojo. Siempre debes parar cuando veas la luz amarilla. Si calculas que no tendrás tiempo de parar, es recomendable que cruces la intersección con mucha precaución, prestando especial atención a los demás vehículos.

AMARILLO INTERMITENTE: Esta luz te advierte que tú tienes la preferencia de paso, pero que debes proceder con PRECAUCIÓN. Si ves un semáforo encendido con este tipo de luz, no es necesario que hagas el ALTO, pero sí es recomendable que reduzcas la velocidad y te mantengas alerta a los demás vehículos, a los peatones y ciclistas a tu alrededor.

VERDE SÓLIDO: Los colores verdes de un semáforo te indican que puedes cruzar y que llevas el derecho de vía. El verde sólido te indica que puedes AVANZAR, manteniendo siempre la prudencia. Es importante que entiendas que aunque el semáforo esté en un verde sólido, debes prestar atención a lo que pasa a tu alrededor. Si vas a AVANZAR pero ves que no tendrás suficiente tiempo para terminar de cruzar la intersección y que tu vehículo bloqueará el paso de los vehículos en el sentido contrario, NO avances. Además, recuerda dar prioridad a los peatones y ciclistas, aunque estés en un semáforo en verde; especialmente si no ves un semáforo peatonal en ese cruce.