Es probable que además del tapabocas hayas recurrido al uso de guantes desechables para evitar adquirir el COVID-19, y que sientas más seguridad o protección al momento de salir a buscar provisiones o realizar actividades necesarias durante la cuarentena.

Si bien, los guantes desechables hacen parte de los equipos básicos de bioseguridad que deben portar los profesionales de la salud ante virus altamente contagiosos como el COVID-19, su eficacia en el día a día aún no está ciento por ciento comprobada.

 

Te preguntarás '¿Por qué razón?'

El uso de guantes desechables parece generar confianza porque recordemos que el coronavirus no solo se adquiere por las gotículas que se dispersan por el aire sino también por el contacto directo de las manos con superficies o personas contagiadas.

Los guantes protegen las manos, es cierto, pero si por alguna razón te descuidas y como es un hábito normal tocas tus ojos, nariz o boca con los guantes contaminados, estarías igual de expuesto al virus, que si no los llevaras puestos y te tocaras la cara sin antes haber lavado tus manos con agua y jabón.

 

 

 

 

 

FUENTE: 

Ministerio de Salud y Protección Social